Inicio Relatos Términos y Privacidad
Language: Eng Esp

Breve | Microliteratura en 1001 caracteresMil y una letras

¿Quieres leer relatos en menos de 1 minuto?
¿Eres capaz de contar una historia en tan sólo mil y un caracteres?
Bienvenido a BREVE.

    Encuentra concursos, ilustraciones y amigos
    en nuestras redes:

Historias adversas

Las gotas descendían lentamente por todo su cuerpo formando un charquito en la arena: nunca había sufrido tanto calor. Hasta donde sus ojos veían solo encontraba mar. “En serio, ¡quizás se acerque un barco!”, “Ja,¿y cómo lo harás venir?”,”Pues… te dejaré que le lances bolas de nieve. Tienes muy buenas ramas.” La palmera dudó. “Podríamos esperar toda la vida a que apareciera un barco.”, dijo ajustándose las gafas de sol. El muñeco de nieve se cegaba con la luz de aquella isla, minúscula partícula amarilla en un infinito azul. “Pero, palmera, mientras tanto te haré compañía: charlaremos, nos consolaremos y quizás hasta te rías, ¡la gente se ríe mucho conmigo!”. “Que no me cuentes historias, muñeco. Yo ahora lo que tengo es sed. Lo que luego venga, ya se verá.” Y la palmera sacó una enorme pajita y se la clavó en la cabeza al muñeco, chupando su desgracia. Del golpe, la nariz del muñeco cayó en el charquito y éste la miró pensando: “Zanahoria, cuando crezcas, cárgate a esta hija de puta”

calor, isla, humor, fábula
Por: Marcela |

Comparte este relato: