Inicio Relatos Términos y Privacidad
Language: Eng Esp

Breve | Microliteratura en 1001 caracteresMil y una letras

¿Quieres leer relatos en menos de 1 minuto?
¿Eres capaz de contar una historia en tan sólo mil y un caracteres?
Bienvenido a BREVE.

    Encuentra concursos, ilustraciones y amigos
    en nuestras redes:

Final de verano

La luna se batía en duelo con un incipiente sol. Habíamos dejado la ropa en la orilla, junto a la roca. La música había dejado de escucharse y en la distancia apenas se oían los primeros pájaros de la mañana. Pedro estaba eufórico. Salía y se hundía en el agua sin parar. Los efectos del último éxtasis lo habían transformado. Teo, por el contrario, se sentía abatido, hundido en una profunda melancolía que crecía según la noche desaparecía. Teo ni había bebido, ni había consumido drogas… Teo simplemente era consciente de que, por culpa mía, las cosas no volverían a ser iguales tras esa noche. Yo sabía que era cierto, que probablemente desde hoy ya no sabría distinguir si una mirada era inocente o culpable, si un susurro jocoso o tendencioso, si un abrazo amistoso o traicionero. Teo me miró y comprendió lo que estaba pensando, sonrió, se levantó, se acercó a la orilla y se zambulló en el agua. Yo entendí que ese acto bautismal marcaba el comienzo de un nuevo periplo y le seguí.

verano, amigos, alcohol, fiesta, drogas
Por: Maroto |

Comparte este relato: